El peso de la historia: Las frases célebres comentadas por grandes historiadores (Tiempo De Historia)

Esta es una antología de citas históricas famosas que tiene una característica muy especial: Michael Leventhal ha pedido a un grupo de más de un centenar de historiadores de nuestro tiempo –de Mary Beard a Eric Hobsbawm, pasando por nombres tan diversos como Antony Beevor, Terry Jones o John Elliott- que sean ellos mismos quienes escojan su cita histórica preferida y los angeles comenten, explicándonos su significado.

El resultado, enriquecido por las ilustraciones de Chris Riddell, es un auténtico tesoro de curiosidades y sorpresas, de hallazgos ingeniosos y de reflexiones muy serias sobre el pasado y el presente, a través de los comentarios que estos grandes historiadores hacen sobre un conjunto de los textos más diversos, que abarcan desde un proverbio de Nigeria a una frase de Antonio Pérez, pasando por otras de Maquiavelo, Napoleón, Churchill, Camilo José Cela, Tony Judt, Al Capone o Gengis Kan.

Show description

Quick preview of El peso de la historia: Las frases célebres comentadas por grandes historiadores (Tiempo De Historia) PDF

Similar Anthology books

My Mistress's Sparrow Is Dead: Great Love Stories, from Chekhov to Munro

"When it involves love, there are 1000000 theories to provide an explanation for it. but if it involves love tales, issues are less complicated. A love tale can by no means be approximately complete ownership. Love tales rely on unhappiness, on unequal births and feuding households, on matrimonial boredom and a minimum of one chilly center.

Con Men and Cutpurses: Scenes from the Hogarthian Underworld (Penguin Classics)

A charming anthology of 18th-century writings that provides a desirable perception into the dreadful misdeeds of - and the terrible punishments meeted out to - an array of rogues and criminals, from murderers and swindlers to prostitutes and pirates. Captured in memoirs, letters, ballads and court docket transcripts are one of the most vibrant villains ever to take their final gasp on the hangman's noose, together with bold thief Jack Sheppherd, highwayman Dick Turpin and creative pickpocket Jenny Diver.

What Remains and Other Stories

What continues to be collects Christa Wolf's brief fiction, from early paintings within the sixties to the generally debated name tale, first released in Germany in 1990. Addressing a variety of subject matters, from sexual politics to the character of reminiscence, those robust and sometimes very own tales supply a desirable advent to Wolf's paintings.

Modern Classics of Fantasy

This glorious assortment celebrates fantasy's heydey with 33 masterpieces of brief fiction, starting from Forties tales by means of L. Sprague de Camp, H. L. Gold, Fritz Leiber, and Manly Wade Wellman to more moderen stories through such towering smooth skills as Peter S. Beagle, Terry Bisson, James P. Blaylock, Suzy McKee Charnas, John Crowley, Tanith Lee, Ursula ok.

Additional resources for El peso de la historia: Las frases célebres comentadas por grandes historiadores (Tiempo De Historia)

Show sample text content

Charlotte grey El pasado nunca está muerto. De hecho, ni siquiera está pasado. WILLIAM FAULKNER Los personajes de las novelas de William Faulkner a menudo no se dan cuenta de hasta qué punto son el producto de los angeles familia y del contexto, y de que viven según el guión escrito por sus antepasados. También los países pueden no ser conscientes del poder de los guiones del pasado. Cuando me trasladé desde Inglaterra hasta Canadá en 1980, me desconcertó encontrarme en un país que carecía de una historia nacional unificada, que no tenía una leyenda de creación revolucionaria, y que apenas poseía unos pocos santuarios históricos. Quizá, pensé, es posible que el pasado tenga poco que ver con el presente cuando los angeles población está en constante movimiento. Canadá ha sido poblada por las Primeras Naciones, que vivieron en este duro paisaje durante siglos, y por oleadas sucesivas de inmigrantes. Los colonos franceses y británicos llegaron antes de l. a. Confederación en 1867, seguidos a finales del siglo XIX y principios del XX por los europeos del este y del sur. Después de l. a. segunda guerra mundial llegó una nueva oleada de inmigrantes caribeños, y más recientemente, una multitud de chinos, coreanos y norteafricanos. Algunos de los colonos llegaron como inmigrantes, ansiosos por rehacer su vida en el Nuevo Mundo, otros lo hicieron como refugiados, desesperados por escapar a regímenes crueles. Los recién llegados trajeron su propia historia. Los estudios históricos aquí son una asignatura complementaria a l. a. de los �estudios sociales» en las escuelas, una nota a pie de página en �educación ciudadana» para los nuevos canadienses. El hockey, y no l. a. historia, parece ser el elemento de unión nacional. En un nivel consciente, los angeles mayor parte de los canadienses tienen un conocimiento precario de hechos históricos clave, stories como el nombre del primer ministro (sir John A. Macdonald), o l. a. fecha en los angeles que los angeles Constitución de Canadá llegó al país procedente de Westminster (1982). Fue entonces cuando me di cuenta de que los angeles experiencia de ser canadiense ha sido configurada por todas estas capas de inmigración. El pasado canadiense está incrustado en el subconsciente colectivo. l. a. muy arraigada tradición de l. a. �adaptación razonable», primero entre los canadienses anglo y francohablantes, y después entre los canadienses establecidos y los recién llegados, ha engendrado actitudes de tolerancia que son las que caracterizan este país. El carácter excepcional de Canadá radica en su identidad de país bilingüe y multicultural que participa en todas y cada una de las operaciones de paz internacionales. El país ha sufrido traumas internos, pero los conflictos se han resuelto, se aceptan las nuevas tradiciones (policías montados con turbante, matrimonio entre personas del mismo sexo) y el país avanza… Los personajes de Faulkner estaban atrapados por l. a. historia; los canadienses son parte de un presente dinámico. Y en ambos casos, el pasado dista mucho de estar muerto. Tom Griffiths l. a. cosa más poco histórica que podemos hacer es imaginar que el pasado somos nosotros vestidos de forma rara.

Download PDF sample

Rated 4.73 of 5 – based on 19 votes