Artículos periodísticos (Clásica)

«Si ese periódico capitalista de Nueva York lo hubiera tratado mejor, si Marx hubiera seguido siendo solo un corresponsal de prensa extranjero, los angeles historia habría podido ser diferente.» J. F. Kennedy

Los artículos periodísticos de Marx constituyen un testimonio clave para comprender el curso social, político y económico del siglo XIX y su legado histórico.
Estos escritos son también fundamentales para aproximarse al pensamiento del filósofo alemán y al paisaje vivo de su época de un modo más didáctico y rítmico, apoyado en l. a. inmediatez de l. a. noticia, l. a. sátira y los angeles crítica más que en l. a. gravedad del tratado. No obstante, los artículos de Marx, por su talento como historiador y economista, distan mucho de ser piezas al uso de un periodista corriente: su conocido rigor y voluntad revolucionaria están siempre presentes.
Es en los periódicos, y no en sus tratados filosóficos, donde Marx se enfrenta de manera directa al presente, a los angeles desigualdad, l. a. violencia y los angeles explotación, y lo hace con inigualable destreza.

Karl Heinrich Marx, (Tréveris, reino de Prusia, 1818 – Londres, reino Unido, 1883), filósofo, intelectual y militante comunista alemán de origen judío. En su vasta e influyente obra, se adentró en los campos de l. a. filosofía, l. a. historia, los angeles ciencia política, los angeles sociología y los angeles economía; aunque no restrictó su trabajo solamente al área intelectual, pues además trabajó en el campo del periodismo y l. a. política proponiendo en su pensamiento l. a. unión de los angeles teoría y l. a. práctica. Junto a Friedrich Engels, es el padre del socialismo científico, del comunismo moderno y del marxismo.
Sus escritos más conocidos son el Manifiesto del Partido Comunista (en coautoría con Engels) y El Capital.

Show description

Quick preview of Artículos periodísticos (Clásica) PDF

Similar Journalism books

Shaking a Leg: Collected Journalism and Writings

One among modern literature's most unique and affecting novel and brief tale writers, Angela Carter additionally wrote significant nonfiction. Shaking a Leg contains the simplest of her essays and feedback, a lot of it accrued for the 1st time. Carter's acute observations are spiked along with her smelly honesty, her devastating wit, her penchant for mockery, and her ardour for the absurd.

Amusing Ourselves to Death: Public Discourse in the Age of Show Business

Initially released in 1985, Neil Postman’s groundbreaking polemic in regards to the corrosive results of tv on our politics and public discourse has been hailed as a twenty-first-century booklet released within the 20th century. Now, with tv joined via extra subtle digital media—from the web to mobile phones to DVDs—it has taken on even higher value.

Losing the News: The Future of the News that Feeds Democracy (Institutions of American Democracy)

In wasting the scoop, Pulitzer Prize-winning journalist Alex S. Jones deals a probing examine the epochal alterations sweeping the media, alterations that are eroding the middle information that has been the basic nutrients offer of our democracy. At a time of staggering technological innovation, Jones says that what stands to be misplaced is the fact-based reporting that serves as a watchdog over executive, holds the robust responsible, and offers electorate what they wish.

Behind the Times: Inside the New New York Times

An incisive exam of the world's Most worthy paper, in the back of the days tells the tale of fixing Timesian values and of a brand new period for the paper—a story of editorial struggles, superstar columnists and critics, institutional vanity, and the political and cultural favorites of the days' proprietors and editors.

Additional info for Artículos periodísticos (Clásica)

Show sample text content

Tan pronto como llegó l. a. orden de cambio de frente, el Telegraph purposeó salir igualmente airoso del mandato impuesto y acallar a todos sus camaradas con sus fuertes alaridos de guerra. El Globe es el diario vespertino del Ministerio, que recibe subvenciones oficiales de todos los ministerios whig. Las hojas de los tories, The Morning bring in y el night general, ambos de los angeles misma cuerda, están determinados por un doble motivo, por un lado el odio innato a «las colonias inglesas rebeldes»; por otro, por una marea crónica de su bolsa. Saben que una guerra con América haría saltar el real gabinete de coalición y allanarían el camino a un gabinete de los tories. Con el gabinete de los tories regresarían todas las subvenciones oficiales al usher in y al regular. ¡Así que los lobos hambrientos no pueden aullar más alto por su presa que estos diarios de los tories por una guerra americana y una lluvia de oro como consecuencia de ello! De los angeles prensa diaria londinense solo quedan dignos de mención el Morning information y el Morning megastar, los dos que trabajan en contra de los que tocan las trompetas de guerra. The day-by-day information ha visto frenados sus movimientos por una relación con lord John Russell; el Morning superstar (órgano de shiny y Cobden) ha visto menoscabada su influencia por su carácter de «diario pacífico a cualquier precio». los angeles mayoría de los semanarios londinenses son meros ecos de los angeles prensa diaria, es decir, beligerantes en su mayoría. El Observer está al servicio del Ministerio. El Saturday evaluation busca algo ingenioso y cree haberlo encontrado afectando una cínica nobleza en lo relativo a prejuicios «humanitarios». Para demostrar su «ingenio», los abogados, curas y maestros corruptos que escriben en ese diario sonríen y aplauden a los esclavistas desde el estallido de l. a. Guerra Civil americana. Incluso esbozan planes de campañas contra Estados Unidos, cuya tosca ignorancia le pone a uno los pelos de punta. Como excepciones más o menos respetables hay que mencionar el Spectator, el Examiner y también l. a. MacMillan’s journal. Ya se ve: en conjunto, los angeles prensa londinense –con excepción de los órganos del algodón, los diarios de provincias constituyen un honroso contraste– representa a Palmerston y nada más que a Palmerston. Palmerston quiere guerra, el pueblo inglés no l. a. quiere. Los próximos acontecimientos demostrarán quién saldrá vencedor en este duelo, Palmerston o el pueblo. En cualquier caso, Palmerston está jugando un juego más peligroso que Luis Bonaparte a comienzos de 1859. Revoluciones y revueltas Revolución en China y en Europa 14 de junio de 1853 Un muy profundo pero fantasioso especulador de los principios que gobiernan los movimientos de los angeles Humanidad solía ensalzar como uno de los secretos que gobiernan l. a. naturaleza lo que llamaba l. a. ley del contacto de los extremos. El well known proverbio «los extremos se tocan» period, en su opinión, una gran y poderosa verdad para todos los ámbitos de los angeles vida, un axioma tan imprescindible para el filósofo como las leyes de Kepler o el gran descubrimiento de Newton para el astrónomo.

Download PDF sample

Rated 4.45 of 5 – based on 18 votes